Ilustración: Andrea Sazu

Temístocles Machado

Don Temi

✝ 27/01/2018
Buenaventura, Valle del Cauca

Fuentes:

Sugiere una modificación

“Este territorio está mezclado con mi sangre, no me puedo desarraigar. Irme sería como olvidarme de mí mismo, de mi historia”

Siempre al lado de los más vulnerables, así es recordado Temístocles en su comunidad en el barrio Isla Paz en Buenaventura. Títulos de propiedad, servicios básicos, seguridad, acceso a la justicia, fueron algunos de los derechos por los que luchó durante toda su vida.

Hijo de Juan Evangelista Machado, quién como él, fue un reconocido líder social que, tal y como Jose Arcadio Buen Día, construyó una comunidad desde la nada.

Su obsesión más grande, su lucha más larga (más de 12 años de lucha) fue por el respeto de su tierra, de la tierra de la que sus ancestros fueron colonos. Se enfrentó al despojo territorial, con rabia, pues de ser dueño de su tierra pasó a ser invasor. ¡Su tierra! que en sus propias palabras “no es dinero, es arraigo”

Temístocles nunca se dejó intimidar y gracias a su valentía logró sobresalir en el paro cívico en 2017 que ha servido para movilizar a la población civil a la hora de reclamar sus derechos y usar los mecanismos de participación ciudadana.

Si deseas conocer más de este valiente compatriota haz click aquí.

Si deseas conocer los más de los 90.000 folios y 94 carpetas de documentos que Temístocles donó al Centro Nacional de Memoria haz click aquí.

Testimonios

“No es, como lo dicen en los noticieros, el asesinato de un líder social en Buenaventura. Es más que eso: es una forma de amedrantar a las comunidades para que abandones sus casas. ¿Quiénes quieren esto? Los mismos que amenazaron durante décadas a Temístocles y a otros líderes sociales que defienden el territorio”.

“Él estaba muy contento por el relevo generacional. A mí me vio crecer, se sentía orgulloso cuando me escuchaba hablar con los delegados del Gobierno, cuando me veía reclamando por los derechos de nuestras familias. Él era una voz, como le decía, una Biblia en el Paro Cívico, pero siempre nos insistía en aprender todo, en no dejar las causas, por eso le entregó toda la documentación al Centro de Memoria sobre lo que sucedía en la ciudad, eso nadie lo podía borrar”.

Testimonios tomados de Pacifista.co