Adrián Peréz

✝ 23/06/2018
Curvaradó, Chocó

Más información:

Hijo del líder de restitución de tierras Emiliano Pérez, acababa de llegar en su moto al caserío de Llano Rico. Adrián, con 33 años, había regresado a Curvaradó, su tierra, en diciembre del 2016. Fue uno de los cientos de guerrilleros que se desmovilizaron oficialmente el 1 de diciembre del 2016, un día después de la firma de paz del Teatro Colón. En el 2017 se unió a la lucha de su padre: intentar que la gente de su pueblo recuperara los terrenos que la guerra le había quitado. Llevaban meses amenazándolo a él y a Emiliano quienes se habían convertido en la piedra en el zapato para algunos propietarios de los territorios de Pedeguita, Mancilla y Curavaradó.

 

Adrián sabía lo que era perder su tierra. En 1996 fueron despojados de su finca por los grupos armados que se asentaban en Urabá. El año pasado volvieron a recuperar sus tierras. Intentaron quitárselas, pero las amenazas no Se había prometido que eso nunca volvería a pasar.

 

Su muerte dejó a una esposa y tres hijos sin padre.

 

Copyright: Las 2 orillas